Cambiemos de tema

¿Por qué siempre parece que el amor es el punto más importante de las conversaciones entre mujeres? Quien dice ‘amor‘ dice ‘hombres’. ¿Es que acaso no sabemos hablar de nada más? Pero la culpa es del mundo. Me explicaré.

Lo primero que te preguntan tus abuelos/tíos/la vecina de 80 años cuando te ven es lo siguiente: ¿Ya tienes novio hija? Dices que no e insisten. No te creen. Y vuelven a la carga, una y otra vez.

Y esa es la razón por la que las mujeres acabamos centrando como hilo conductor de todas nuestras conversaciones a los hombres: lo que hacen o dejan de hacer, decir, pensar, gesticular, sugerir, demostrar, y veinte-cuatro mil cosas más que podemos llegar a desgranar de un solo gesto de su ceja.

Veritas Veritae - Cambiemos de tema - Friends

Así que eso es lo que hacemos la mayor parte del tiempo cuando nos reunimos las chicas, hablar, y hablar de ellos. Obviamente tratamos otros temas no menos importantes por cierto, pero siempre pasan a segundo plano cuando surge El Tema. Parece que todo el mundo lo acepta sin más.

Nosotras lo asumimos cuando nos pasamos largas horas, hasta las tantas de la madrugada, repasando cada ínfimo detalle de sus palabras y sus gestos, y los hombres lo aceptan cuando comentan cómplices entre ellos ‘qué palique tienen’.

Cuántas veces nos hemos sentado en un sofá/coche/habitación/cafetería con las amigas y lo primero que ocurre es que una pregunta ‘¿Qué? ¿Te gusta alguien?‘. Y entonces todas nos giramos hacia la interfecta, incorporamos el cuerpo unos centímetros hacia delante, nos echamos una risita traviesa porque sabemos que ahí hay tema y ponemos la mano cerrada debajo de la barbilla para demostrar tremendo interés en la respuesta.

Veritas Veritae - Cambiemos de tema - Sexo en NY

Ahí está el quid de la cuestión, no podemos vivir sin los hombres, porque si no los tenemos, hablamos de ellos, pensamos en ellos o soñamos con ellos. No digo que sea malo, amo el amor, pero somos mujeres modernas y deberíamos empezar a darnos cuenta que ellos no lo son todo, y que podemos ser perfectamente felices sin obsesionarnos por un príncipe azul. Y punto.

By: María Ros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s