En busca del amor

Parece que las mujeres no sabemos vivir sin que nos guste alguien. Y no es que nos guste alguien de forma tímida y discreta, es que nos obsesionamos con una persona en concreto. De pronto sus conexiones de whatts app se convierten en nuestra prioridad, sus tuits son los más graciosos del universo, sus ‘ok’ suponen un dramón por su escasez y así con todo. Nada de grises, aquí todo es blanco o negro.

Vivimos expectantes a todas las posibles señales, analizando inconscientemente a todos los hombres que conocemos para valorar si pueden interesarnos. No lo hacemos como quien elige mercancía, si no como quien sopesa a los candidatos para compartir su vida, no confundamos conceptos.

El caso es que nos fijamos en un chico en particular y el pobre diablo se convierte en diana de nuestra obsesión. Teniendo en cuenta las cosas que somos capaces de llegar a hacer para que nos mire, nos salude o nos ame por siempre, entiendo que a veces sean un poco brutos intentando deshacerse de nosotras. Admitámoslo, a veces nos pasamos.

Veritas Veritae - En busca del amor - La boda de mi mejor amigo 11

Quizás esa incansable búsqueda no sea más que un desesperado intento de encontrar el amor. Puede que ese sea el modo de afrontar el tiempo que estamos solas antes de encontrarlo.

Y sí, puede que a veces nuestros intentos puedan parecer vanos, y también puede que sean ridículos o incluso patéticos, pero si dejáramos de intentarlo, si dejáramos de hacer tonterías por conseguir nuestra historia de amor, sería como darnos por vencidas, ceder ante el abismo de la soledad, dejar de luchar. Y a mí me enseñaron que para lograr lo que quieres en la vida tienes que pelear hasta el final.

Puede que esta táctica no sea la más indicada, pero ¡qué rayos! somos humanas, y el ser humano tiene toda la vida para aprender a vivir, ¿para qué acelerar el proceso? Si lo supiéramos todo no tendría sentido el crecimiento humano y, por tanto, tampoco la vida.

By: María Ros

Anuncios

9 pensamientos en “En busca del amor

  1. Pingback: Mi muso | veritas veritae

  2. Pingback: Amores platónicos | veritas veritae

  3. Pingback: Cambiemos de tema | veritas veritae

  4. Pingback: Una noche loca | veritas veritae

  5. Pingback: A lo Bridget Jones | veritas veritae

  6. Pingback: En busca del final feliz | veritas veritae

  7. Pingback: El beso | veritas veritae

  8. Pingback: Me nubla el juicio | veritasveritae

  9. Habemos jóvenes que tratamos de introducirnos en la vida de una mujer no por querer sacarle provecho (entiendase por aprovechar el querer acostarse con ella, que compre los vicios, que solo ande tras de ti por tu carro o por si tienes dinero) el día de hoy aún existimos los caballeros que buscamos esa tímida dama que tenga miedo a expresarse con cualquiera, esa dama que eliga sus amistades y que tenga correctos y en orden sus ideales, y no sea un simpe caminante cabeza-hueca que solo vive por vivir,

    Alguien que al estar con ella, abrirte y compartir sus vidas entre ambos, te haga sentir completo.

    Alguien que te llene.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s