La Caja de Pandora

Todos hemos oído hablar de Pandora. Una muchacha que fue creada para seducir a Prometeo por haber robado el fuego que portaba el dios Sol en su carro. Zeus se enfureció y envió a Pandora con una caja, la conocida cajita, que según dicen portaba todos los males que los hombres aún no conocían, para castigar a Prometeo.

Sin embargo Pandora, en su más absoluta inocencia, no sabía qué contenía la caja y, consumida por la curiosidad, la abrió. Y la curiosidad mató al gato. En este caso no había gato, ni tampoco murió nadie. Simplemente se extendieron todos los males por la faz de la tierra y los hombres sucumbieron a sus encantos. Y todo gracias a Pandorita.

Veritas Veritae - La Caja de Pandora

No es más que un mito que tiempos ha utilizaban para explicar la existencia del mal. Sin embargo la expresión ‘abrir la Caja de Pandora’ sí ha perdurado en el tiempo. Y desgraciadamente todavía aún tiene múltiples usos.

Los hombres seguimos siendo igual de estúpidos y seguimos metiendo la pata como al principio. Cuando se supone que deberíamos zanjar un tema, le damos vueltas hasta desquiciarnos la cabeza. Y cuando algo se termina para siempre, tendemos a ir a buscar esa Caja y la abrimos con rabia. Sabemos lo que contiene, sabemos que no es bueno, y aún así lo liberamos. ¿Masoquismo? Probablemente.

Parece que el hombre tenga la esperanza delante de sus narices y se niegue a pedirle auxilio, parece que le guste sufrir, recreándose continuamente en ese sufrimiento. Será que cada vez nos cuesta más levantarnos, lavarnos la cara y proseguir el camino de la vida.

Será porque esa actitud es de valientes, y el hombre cada vez es más cobarde, cobarde para aceptar un final, arrogante para encajar una derrota y orgulloso para pasar página y empezar de cero.

Ya pasó con la dichosa cajita, dicen que Pandora se asustó por lo que había liberado y cerró la Caja encarcelando sin querer a la Esperanza dentro. Y ahí mora desde hace siglos, esperando que un alma misericordiosa la libere para que pueda así extenderse por el mundo y consolar a los afligidos. Eso dicen.

By: María Ros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s