Relaciones a distancia

La gente cree que tener una relación a distancia es lo peor. Relacionan distancia con frustración, calvario, soledad. Pero lo que no saben es que todo tiene sus ventajas, incluso la distancia.

1. Ahorras.

Tener a la pareja en la misma ciudad hace que el contacto tenga que ser más frecuente. Cuando vive lejos te ahorras las cenas, las comidas y el cine.


2. Aprendes a priorizar.

Cuando la distancia es lo que marca tu relación, aprendes a darle la importancia adecuada a cada asunto. Hablando claro, dejas de preocuparte por chorradas y evitas las peleas absurdas por cualquier tontería.

veritas veritae - relaciones a distancia


3. Aprovechas el tiempo.

Cuando por fin podéis veros, tenéis que recuperar el tiempo perdido, por eso cada segundo es crucial. Aprendes a saborear cada minuto de su presencia.


4. Valoras los detalles.

No te matas a buscar regalos caros, grandes y bonitos. No es necesario. Llenas una caja de cosas pequeñas pero que tengan significado para el otro. Y como guirnalda, una carta escrita A MANO.

veritas veritae - relaciones a distancia


5. Desarrollas la imaginación.

Tu sentido arácnido se multiplica exponencialmente. Tienes que inventarte cada día nuevas formas de hacer que la chispa se mantenga. Al no poder ver a tu pareja de forma frecuente, tienes que buscar maneras originales de recordarle que estás ahí, y sobre todo de tener tú mismo presente en tu día a día al otro. Porque si no, la relación está destinada a la más lenta y dolorosa de las muertes.


6. Mantienes la vida social.

La relación no te quita tiempo de estar con tus amigos. Ellos siempre se quejan de que cuando un amigo se en-novia, lo pierden. Pues bien, en este caso, no.


7. Aprendes a hablar.

Es prácticamente la única forma de relacionarte con tu pareja, así que las charlas son largas. Dejas a un lado las trivialidades de las parejas convencionales e intentas conocer al otro de forma más intensa: lo escuchas.

veritas veritae - relaciones a distancia


8. Viajas.

Esté donde esté tu otra mitad, irás de visita. Seguro. Pero ni los trenes, ni los aviones, ni las estaciones de autobús importan mucho siempre que al final esté ahí, esperándote. Y de paso, ves el mundo, conoces gente distinta y te espabilas.


9. Te vuelves friki.

Te sorprendes haciendo cosas que jamás habrías pensado que harías. De repente te has vuelto friki. Haces todas esas moñadas de las que siempre te reíste en las películas. Escribes cartas, sí, sí, de esas de bolígrafo y papel, de esas que tienes que sellar y que se echan al correo al modo más tradicional. Escribes canciones o incluso te vuelves poeta.

Y eso mola. Y punto.


10. Creces.

De repente todo adquiere sentido, le das más vueltas a las cosas y piensas mucho en tu futuro. Valoras los pros y los contras de cada decisión y todo tiene un fin: volver a estar con esa persona. Comienzas a madurar. Quién lo diría, ¿eh?

veritas veritae - relaciones a distancia

By: María Ros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s