Y ahora ¿qué?

You were born an original. Don’t die a copy.

Acabar la universidad supone un shock emocional, cierras una etapa de tu vida, un capítulo, una página, como prefieras verlo. Seamos realistas, es duro. Llevas 20 años con toda tu vida regida por un horario, por una rutina -que has odiado siempre pero que ahora, paradójicamente, echas de menos.

Y ahora ¿qué?

Ponte a buscar trabajo, a entregar currículums, a hacer entrevistas a destajo y sobre todo a no saber qué te gusta, qué quieres hacer, a no saber nada, pero nada de nada. Nada.

veritas veritae - y ahora que

¿Dónde queda la ‘súper preparación’ que te han dado en la universidad? ¿Dónde están las oportunidades, tus oportunidades, el paraíso que se te prometió por estudiar una carrera? ¿Eh? Empezó siendo una competición por ver quién era el mejor en clase o quién sacaba mejores notas, ese era el patético máximo riesgo que tomabas en tu vida.

Y ahora ¿qué?

Cada uno busca su camino, su propio futuro. A duras penas sabes qué quieres hacer con toda esa formación como para preocuparte por el de al lado. Supuras carrera por todos los poros, la educación te sale por la boca hasta ese magnífico birrete de graduación que casi se lleva el viento si levanta un poco de aire. Así de efímero es todo.

De repente todo termina. Acabas la universidad y te lanzan al mundo, así, sin anestesia. Y no hay preparación que valga. Es imposible mentalizarse para eso. Tienes que crear nuevas rutinas, nuevos hábitos, una nueva vida y todo va a depender de ti y solo de ti. Normal que te de yuyu. Normalísimo, vamos.

Y ahora ¿qué?

Pues os lo diré. Ahora a-pe-tar-lo. Y punto.

Nada de encasillarse en una forma de trabajar tradicional, que lo que se ha hecho hasta ahora ¡¡ya se ha hecho!! Consigue un trabajo, aunque sea de mierda -por algún sitio hay que empezar- y transfórmalo. No te limites a explotar lo sobreexplotado. Haz que te guste. Haz que mole.

Saca todo lo que llevas dentro, utiliza toda esa formación que te han dado y adáptala a ti. A todos os han enseñado lo mismo, sí, pero tú las vas a utilizar a tu manera, más y mejor, siempre. Sácate jugo, exprímete el coco y evoluciona, crece.

Haz historia. No de esa que pasa a los anales, esa déjasela a los héroes. Forma parte de tu propia historia, créala. Haz lo que tengas que hacer para llegar al lecho de muerte y poder decir satisfecho y con orgullo:

“Yo lo he petado”

veritas veritae - y ahora qué

By: María Ros

Anuncios

6 pensamientos en “Y ahora ¿qué?

  1. Pingback: Muerta de aburrimiento | María Ros

  2. Pingback: No cambiaría mi pasado | veritas veritae

  3. Pingback: 8 meses sin trabajo | veritas veritae

  4. Pingback: ¿Café? Mejor algo frío. Gracias. | veritas veritae

  5. Pingback: La crisis de los 20 | veritas veritae

  6. Pingback: Zona de inconfort | veritas veritae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s