Aprendiendo a escuchar

Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar. Winston Churchill

Una de las mayores proezas del ser humano es la de escuchar a otro hombre. Escuchar, que no oír. Oír, oímos todos. Oímos el ruido del mundo, oímos el ruido que tenemos dentro de nuestra cabeza.

Oímos, vemos. Y en cambio olvidamos que lo maravilloso es escuchar y mirar. Nos da miedo dar ese paso, lanzarnos a la aventura. Porque cuando miras, encuentras. Cuando encuentras, te relacionas con otra persona, dejas que esta entre en tu espacio vital. Le abres la puerta de tu ser y te aventuras a dejar que te conozca, que sepa.

Y eso es sencillamente aterrador. Porque nos implica, porque nos hace vulnerables, porque nos desnuda y nos sitúa como diana. Dejarte mirar, dejarte escuchar es un riesgo, porque cedes información confidencial a esos ojos que te penetran. Y la información es poder. Quien nos conoce, nos tiene en sus manos. Quien nos escucha, sabe, y quien sabe, puede decidir dañarnos.

Veritas Veritae -

Nos cuesta, nos asusta, nos expone. Pero todo hombre necesita en algún momento de su vida sentirse en las manos de otro,  abandonarse y confiar. Esa es la dinámica de todo corazón, el comportamiento natural al que tiende el ser humano. Cuando mostramos el corazón surgen las reticencias, se abre una brecha profunda porque tememos que nos hieran. Pero confiar en los demás es una actitud natural en el hombre.

Si no confiamos, si no escuchamos, si no miramos, si nos limitamos solo a ver y a oír, la vida pasa ante nosotros sin hacernos partícipes. Nos perdemos a la gente, nos perdemos sus vidas, nos perdemos compartir la nuestra, no hay relación, no hay reciprocidad, no hay nada. Por eso confiar en los demás nos hace más fuertes, más humanos, más accesibles. Es bello y al final incluso liberador.

By: María Ros

Anuncios

6 pensamientos en “Aprendiendo a escuchar

  1. Pingback: Personas imán | María Ros

  2. Pingback: Pon un friki en tu vida | veritas veritae

  3. Pingback: Ojalá | veritas veritae

  4. Pingback: Déjate llevar | veritas veritae

  5. Pingback: Relaciones a distancia | veritas veritae

  6. Pingback: Fúndete la vida | veritas veritae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s