Bendita nostalgia

Querido Tú,

¿Cómo vivir sabiendo que lo único que nos queda es el silencio? ¿Cómo respirar siquiera si hay una losa que me asfixia? ¿Qué maldito sentido tiene este dolor?

¿Acaso sirve de algo la nostalgia?

Llevo un tiempo dándole vueltas a estas preguntas, intentando deducir qué tiene de bueno que me sangre el corazón cuando te pienso. Y creo que he descubierto la fórmula secreta. ¿Quieres oírla?

Todo cambió cuando comprendí que este dolor es como una petición, un reclamo, un grito de auxilio. Pero un grito desgarrado que no va dirigido a ti, si no a mí misma, a mi realidad. ¿Y un grito de qué, te preguntarás? De que todo lo que queda sin ti sea para siempre.

Veritas Veritae - Bendita nostalgia

Un grito que exige desesperado que la vida siga, que nada muera solo porque ya no estás. Un grito que me urge a seguir respondiendo ante todo lo que tengo delante -el amor, la belleza y el resto de relaciones.

La pregunta: ¡Oh mi yo! ¿Qué de bueno hay en medio de estas cosas? ¡Oh mi yo! ¡Oh mi vida!

Respuesta: Que existe la vida y la identidad. Que prosigue el poderoso drama y que tú puedes contribuir con un verso.

El club de los poetas muertos

He descubierto que mi vida no depende de tu existencia, porque de lo contrario estaría jodida perdida. ¡Qué alivio más inmenso! Que mi vida no está en tus manos, que ni tú ni nadie controláis mi felicidad. ¡Qué paz!

Por eso mi herida se convierte en algo bueno, porque me hace tener más ganas de vivir y me llena de petición. De nuevo, petición por ser feliz ‘a pesar de’, por seguir mi vida ‘sin’, por entender que mis preguntas no las respondes tú, por ser consciente de que tú no eres mi parada final, de que podrías haber sido el canal, sí, pero que nunca fuiste el fin.

El drama ha terminado. Bajo telón.

De subconsciente a subconsciente,

Yo

 By: María Ros

Anuncios

4 pensamientos en “Bendita nostalgia

  1. Pingback: Lo que está en juego | María Ros

  2. Pingback: Quemando tiempos | María Ros

  3. Pingback: Caí en la madriguera | María Ros

  4. Pingback: Volver a casa | María Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s