Las gafas de ver la vida

Las preguntas que no podemos contestar son las que más nos enseñan. Nos enseña a pensar.  Si le das a alguien una respuesta, lo único que obtiene es cierta información. Pero si le das una pregunta, él buscará sus propias respuestas. El temor de un hombre sabio.

Nacemos, crecemos y morimos. Nacemos, crecemos y morimos. A cada generación le sucede lo mismo. Nadie ha roto jamás ese imperturbable ciclo.

Pregunta: ¿Qué hace que valga la pena nacer, crecer y morir?

Respuesta: ¿Por qué lates, corazón?

Pregunta: ¿Cómo se consigue?

Respuesta: ¿Qué gafas-de-ver-la-vida llevas? Ajústalas.

Veritas Veritae - Las gafas de ver la vida

Algunos ven la vie en rose, otros prefieren las gafas oscuras y los hay que colorean su vida como en una tira de cómic y no se toman nada en serio; pero todos llevamos gafas. Las necesitamos para ver nuestra vida, para mirarnos a nosotros mismos, para comprender el mundo. Necesitamos poner nuestro propio filtro.

Pero ¿para qué llevar gafas? ¿Qué puede sucedernos tan gordo en la vida que nos haga cambiar de gafas para mirar distinto las cosas?

No es que haya días en los que la suerte esté de nuestra parte o en los que el Universo nos sonría. Sino de que hay un día, un maravilloso día, en el que de pronto todo cambia. Sucede algo que nos hace distintos. No hacen falta fuegos artificiales, ni pancartas, ni señales luminosas. Tan solo se nos clava en el corazón ese algo que hace clic justo en el centro y nuestra existencia entera se da la vuelta.

Y así, sin más, hemos cambiado de gafas. Echamos las viejas al suelo y nos ponemos a andar. Empieza la aventura. Porque ese cambio de lentes ha provocado una pequeña chispa dentro y ya no somos los mismos. El fuego se extiende y nos activa, nos pone en marcha.

El resto del mundo continúa imperturbable, inmerso en su bucle vital: nacer, crecer y morir. Pero ahora todo se ve distinto.

Y tú, ¿qué gafas llevas?

By: María Ros

Anuncios

2 pensamientos en “Las gafas de ver la vida

  1. Pingback: Caí en la madriguera | María Ros

  2. Pingback: Me provocas | María Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s