Gente buena

Querida Tú,

Hace días que pensaba en escribirte, pero no sabía muy bien qué contarte. Pienso que no me ocurren cosas dignas de ser relatadas cada lunes puntual. Sin embargo, la otra noche sucedió algo que me muero por contarte.

Fui a una cena.

Unas 30 personas arremolinadas en un pequeño jardín, disfrutando de un delicioso asado argentino en una fresca noche de verano bañada por la luz de una brillante luna llena. Y compañía de esa donde el corazón descansa.

Llevaba tiempo alejada, casi sin verlos ni contar con ellos. Y me daba hasta vergüenza presentarme. Pero resulta que me sentí en casa, pude ser yo.

Hubo tiempo para todo. Cenamos, bebimos vino, hablamos con el corazón en la mano, dijimos muchas burradas también, cantamos, tocamos la guitarra y jugamos. Poca cosa, pensarás. Igual hasta te preguntas por qué me parece tan importante como para presentarlo aquí, como un post para ti.

Pero salí de mí misma y me vi desde fuera. Y me descubrí feliz, feliz de saberme acogida.

Son gente de esa que te trata siempre como si fueras de casa, que no te guarda rencor por no mantenerlos al día de cada segundo de tu existencia y que no te quieren menos por ello. Son esa clase de gente que te acepta como si fueras de la familia.

Gente que te saca la guitarra después de cenar y consigue que 30 gargantas entonen -estrepitosamente atropelladas- varias canciones y que sigas sintiéndote feliz por estar ahí a pesar del desafine y las letras inventadas e improvisadas.

Son gente buena, que te hace sentir en casa. Cuando vuelves a verlos te das cuenta de lo mucho que los echabas de menos y de que no tenías ni idea de que los necesitabas tanto.

Perdonan tu inconstancia y no piensan que les debas nada. Simplemente te quieren. Es amor gratuito. Llevas meses desaparecida y nada más verte te plantan un abrazo de esos gordos, de los que te envuelven el corazón entero. Y eso te permite ser tú.

Y por eso me repito a mí misma muy seria: “María, no los sueltes. Nunca dejes de volver a ellos, por mucho tiempo que pase.”.

Me gusta esta compañía para vivir. Así sí.

By: María Ros

Anuncios

2 pensamientos en “Gente buena

  1. Pingback: Corazón a galope | María Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s