Tengo miedo

Querido Tú,

Y esta vez quiero que se entienda ‘Tú’ como cualquier ser humano que se considere hombre con corazón, ciudadano del mundo e hijo/a de su padre y de su madre.

Tengo miedo.

Tengo miedo porque estamos perdiendo la humanidad. Tengo miedo porque estamos perdiendo el norte. Parece que ahora solo importan las posturas políticas. Si no somos ‘políticamente correctos’ los lobos se nos comen, de un bando y del otro. Porque hoy, digamos lo que digamos, basta un pantallazo para que se nos eche encima la turba (literal o digitalmente).

Llevo toda mi vida en Barcelona, nací aquí. Y hoy, 2 de octubre del 2017, tengo miedo.

Tengo miedo porque veo muchas manos alzadas y veo que se enarbolan muchos palabros como libertad, democracia y justicia. Y todo el mundo echa las culpas al otro. Pero no veo a nadie que se pare a pensar y a hablar. Aunque todos acusan a los demás de no querer hacerlo, claro. Y por eso tengo miedo. Porque hoy en día no se tarda un segundo en etiquetar al prójimo, una etiqueta política, ideológica, religiosa y personal, pero nadie se para a ver quién es el otro realmente.

Yo quiero que me miren más allá de lo que pienso, más allá de mi ideología. Porque soy más que eso, mucho más.

El otro día hablaba con un amigo que me abrió los ojos a una verdad como un templo, en la que yo ni había caído. “Las evidencias ya no existen”, decía, ya no sirve con tener o no la verdad, o los datos. Hoy en día solo cuentan los sentimientos. Mi pregunta es esta: ¿hablamos de sentimientos? ¿O de argumentos políticos/históricos? ¿Prevalece uno sobre el otro? Los sentimientos son volátiles, por eso debe hacerse un juicio sobre ellos. Porque si solo nos movieran las emociones, no existiría la civilización.

Así pues, no puedo más que preguntarme, ¿quién es el otro para mí?

El otro no tiene por qué ser un impedimento para construir. De hecho podría ser un bien. Pero para eso son necesarios gestos de buena voluntad. Todos debemos mover el culo de la silla para convivir. Todos.

¿Qué construimos separados?

¿Qué construimos juntos? ¿Cómo construir juntos?

Independientemente de qué pensemos cada uno. Este es el camino que tenemos por delante ahora mismo. ¿Hacia dónde lo queremos llevar?

By: María Ros

Anuncios

Un pensamiento en “Tengo miedo

  1. Pingback: Crónica de una infidelidad | María Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s