Más allá de Internet

Querido Tú,

Cuando leas esta carta yo seré muy mayor, como todos los que me rodean ahora. Pero llevo días dándole al coco sobre la tecnología y no puedo dejar de decírtelo, hijo.

Internet es útil. Estaría negando una realidad si no lo admitiera. A mí me ayuda a dar a conocer mi blog, a llegar a la gente, me da visibilidad digital. Y eso le pasa a todos los que tienen algo que mostrar al mundo. Es decir, no necesito ser multimillonaria ni famosa para que gente de todo el mundo me lea. Eso es un puntazo.

Pero ¿dónde está el límite?

Deseo de todo corazón que la tecnología no te haya absorbido la vida. Deseo que sepas ser feliz más allá de Internet. Porque eso es lo que está en juego. Tu felicidad.

No quiero que vivas tu vida de cara a la galería. Ojalá no mires el mundo a través de una cámara, ni debas escoger qué careta te pones hoy para tus fans, a lo Arya, en ‘Juego de Tronos’. Cruzo los dedos para que sepas distinguir la utilidad que tiene Internet y las oportunidades que te brinda, de todo aquello que te distancia de vivir la realidad que tienes delante, más allá de una pantalla.

Parece ridículo pensar que nos domina, como se ha vaticinado en tantas películas de ciencia ficción (‘Terminator’ o ‘Yo, robot’). Solo es una herramienta. Nada más. Pero hoy en día son muy pocos los que no cuelgan en Internet cada paso de su vida, los que no han sucumbido voluntariamente a este. Ellos son ‘La resistencia’. Solo espero que tú sepas dónde está tu límite. Espero que tú tengas vida privada.

Y que no te pierdas nada por querer mostrar cada momento de tu vida en insta-stories. O que no te de un infarto cada vez que pierdas el móvil de vista. Si tienes un proyecto y quieres promocionarte, adelante, hazlo, pero usa la cabeza y márcate tus límites. Ese equilibrio existe, encuéntralo.

Deseo que aprendas a ser feliz con lo que tienes delante sin tener que estar siempre pendiente de los ‘me gusta’, el número de seguidores o los comentarios. Ojalá tu vida sea tan plena que no necesites depender de ello.

Ojalá aprendas a informarte como es debido, con los medios que existan en tu época, claro, pero no caigas en la desinformación por culpa, precisamente, del alud de información. Me gustaría pensar que, un día, de vez en cuando, dejas los auriculares en la mochila y miras la calle por la que andas. Hazlo en otoño, está todo precioso.

Quiero que seas consciente de lo que te puede pasar. Quiero evitar que pierdas tu vida por estar pendiente de las notificaciones. Quiero que, antes de unirte a la masa, utilices la cabeza y pienses qué precio le estás poniendo a tu vida. Dime, ¿vale los ‘me gusta’ que ganas en un día? ¿Vale el seguidor que te comenta mientras conduces y provoca que te estrelles?

Dime, ¿qué precio le pones a tu intimidad, a tu vida?

Procuraré ser tu mejor ejemplo. Pero por si no lo he conseguido, te dejo esta carta colgada en la red para que al menos me leas por aquí.

Te quiere,

Fdo: La que un día será tu madre.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Más allá de Internet

  1. ¡Hola, María!

    No conocía este precioso rinconcito, pero las casualidades de la vida me han llevado hoy a descubrirlo y la verdad es que, siendo sincera, ha sido un gran descubrimiento. Me encanta el título, el diseño, el estilo que tiene y, sobre todo – y más importante –, lo mucho que logran transmitir tus palabras. La verdad es que no es nada fácil, en los tiempos que corren, llegar al lector de esa manera. Se nota que escribes desde el corazón y te lo agradezco mucho porque es un placer leerte.

    En cuanto al post, son una preciosidad esas palabras, a muchos nos haría falta leerlas más a menudo hoy en día con tanto postureo y falsedad. Es verdad que, cada vez más, las redes nos están dominando y hay una gran adicción generalizada. Tienes razón en todo lo que has escrito y, además, está muy bien contado. Te agradezco estas letras, me hacían falta.

    Solamente me queda decirte, de nuevo, que ha sido un placer dejarme caer por aquí. Espero pasar más a menudo por este lugar tan mágico porque la verdad es que merece la pena. Te dejo el enlace a mi blog por si quieres echarle un vistazo, pero vamos, que ninguna obligación: misspoessia.com. Yo, con haber pasado por aquí, ya estoy más que satisfecha.

    ¡Un abrazo enorme! ♥

    Me gusta

  2. Pingback: Lo que está en juego | María Ros

  3. Pingback: Cállate | María Ros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s