Sobre mi

¿Quién soy?

María Ros, encantada. Alter ego de una escritora. Blogger. Actriz de doblaje. Periodista. Y muchas cosas que no he descubierto aún. Eso sí, soñando desde 1993.

Si quieres saber algo más de mi, ¡entra en mi mundo: Veritas Veritae! O pincha en mis redes:

Veritas Veritae - Twitter     Veritas Veritae - Facebook     Veritas Veritae - Gmail     Veritas Veritae - Instagram

 

¿Qué es Veritas Veritae?

La verdad os hará libres

La vida consiste en cómo nos relacionamos en el mundo, con los demás y con nosotros mismos. Y eso requiere ponerse en marcha, empezar a recorrer el sendero que cada uno toma en su vida.

Todos y cada uno de nosotros estamos en camino. Un camino que se forma con las relaciones que tenemos, con la familia, los amigos, el trabajo y todo lo que llena nuestro día a día.

Por eso en VeritasVeritae tú y yo tejemos todas esas relaciones humanas paso a paso. No pretendo crear recetas mágicas para ser feliz, ni resolver los problemas de la vida. Solo quiero que crezcamos juntos, que seamos una compañía mutua para este largo camino.

¿Te apuntas?

VeritasVeritae - María Ros

121 pensamientos en “Sobre mi

  1. Pingback: Al compás | María Ros

  2. Pingback: Dale hilo a la cometa | María Ros

  3. Pingback: Al encuentro de Mr. Banks | María Ros

  4. Pingback: Gente buena | María Ros

  5. Pingback: Tu pequeña Wendy | María Ros

  6. Pingback: Mi Peter Pan | María Ros

  7. Pingback: La Vecina Rubia o cómo escribir bien | María Ros

  8. Pingback: No estamos rotos | María Ros

  9. Pingback: Viento del este | María Ros

  10. Pingback: Me miro bien | María Ros

  11. Pingback: Adictos | María Ros

  12. Pingback: Lo que me separa de ti | María Ros

  13. Pingback: Ni se te ocurra morirte | María Ros

  14. Pingback: No eres tú, soy yo | María Ros

  15. Pingback: Es curioso | María Ros

  16. Pingback: Un beso traidor | María Ros

  17. Pingback: Mírame bien | María Ros

  18. Pingback: Todo el corazón | María Ros

  19. Pingback: Lo que está en juego | María Ros

  20. Pingback: Llegarás a ser feliz | María Ros

  21. Pingback: Criptonita | María Ros

  22. Pingback: El corazón no engaña | María Ros

  23. Pingback: Muerta de aburrimiento | María Ros

  24. Pingback: Las gafas de ver la vida | María Ros

  25. Pingback: Tírate pedos | María Ros

  26. Pingback: Quemando tiempos | María Ros

  27. Pingback: Caí en la madriguera | María Ros

  28. Pingback: Tómate en serio | María Ros

  29. Pingback: Me provocas | María Ros

  30. Pingback: Aprieta el ‘on’ | María Ros

  31. Pingback: Dudo, luego existo | María Ros

  32. Pingback: Bendita nostalgia | María Ros

  33. Pingback: Di que sí | María Ros

  34. Pingback: Cura tu pasado | María Ros

  35. Pingback: Personas imán | María Ros

  36. Pingback: Empieza por cambiarte a ti | veritas veritae

  37. Pingback: No cambiaría mi pasado | veritas veritae

  38. Pingback: 8 meses sin trabajo | veritas veritae

  39. Pingback: Pon un friki en tu vida | veritas veritae

  40. Pingback: Somos un puzzle | veritas veritae

  41. Pingback: Ojalá | veritas veritae

  42. Pingback: Aprendiendo a escuchar | veritas veritae

  43. Pingback: Cuando los demonios llaman a la puerta | veritas veritae

  44. Pingback: Empezar de cero | veritas veritae

  45. Pingback: La habitación 304 | veritas veritae

  46. Pingback: Tolerancia | veritas veritae

  47. Pingback: Dulce inocencia | veritas veritae

  48. Pingback: Un día verde | veritas veritae

  49. Pingback: El avión de la bella durmiente | veritas veritae

  50. Pingback: Mi plaza | veritas veritae

  51. Pingback: Encuentro | veritas veritae

  52. Pingback: Amistad | veritas veritae

  53. Pingback: Lo absurdo de nuestra forma de amar | veritas veritae

  54. Pingback: Siempre guerreras | veritas veritae

  55. Pingback: ¿Ballena o sirena? | veritas veritae

  56. Pingback: Locuras | veritas veritae

  57. Pingback: Cambiemos de tema | veritas veritae

  58. Pingback: Un final de cuento de hadas | veritas veritae

  59. Pingback: Mentiras Compulsivas | veritas veritae

  60. Pingback: Déjala volar del nido | veritas veritae

  61. Pingback: Por un mundo más tierno | veritas veritae

  62. Pingback: Cómo conquistar a una mujer | veritas veritae

  63. Pingback: La suerte de tener hermanos | veritas veritae

  64. Pingback: Una noche loca | veritas veritae

  65. Pingback: Las películas son solo eso | veritas veritae

  66. Pingback: Papel de calco | veritas veritae

  67. Pingback: A lo Bridget Jones | veritas veritae

  68. Pingback: ¿Café? Mejor algo frío. Gracias. | veritas veritae

  69. Pingback: En busca del final feliz | veritas veritae

  70. Pingback: Mujer moderna | veritas veritae

  71. Pingback: El beso | veritas veritae

  72. Pingback: La crisis de los 20 | veritas veritae

  73. Pingback: En busca del amor | veritas veritae

  74. Pingback: Oda a la cama | veritas veritae

  75. Pingback: Amores platónicos | veritas veritae

  76. Pingback: Pasión | veritas veritae

  77. Pingback: Me nubla el juicio | veritas veritae

  78. Pingback: Nunca fue amor | veritas veritae

  79. Pingback: ¿Necesitamos a los hombres? | veritas veritae

  80. Pingback: ¡Oh capitán, mi capitán! | veritas veritae

  81. Pingback: Tú mi espartano | veritas veritae

  82. Pingback: En la flor de la vida | veritas veritae

  83. Pingback: Somos guerreros | veritas veritae

  84. Pingback: Érase una vez… | veritas veritae

  85. Pingback: Noche de Reyes | veritas veritae

  86. Pingback: La Cumplesueños | veritas veritae

  87. Pingback: Resaca de vida | veritas veritae

  88. Pingback: Año nuevo, vida nueva y esas cosas | veritas veritae

  89. Pingback: Si fueras una canción | veritas veritae

  90. Pingback: La Caja de Pandora | veritas veritae

  91. Pingback: STOP | veritas veritae

  92. Pingback: Deshazte de la máscara | veritas veritae

  93. Pingback: San Valentín o cómo comprender a las mujeres | veritas veritae

  94. Pingback: Cuando llega | veritas veritae

  95. Pingback: Jugando con fuego | veritas veritae

  96. Pingback: Cuestión de reputación | veritas veritae

  97. Pingback: Cómo enfadarse bien | veritas veritae

  98. Pingback: La historia interminable | veritas veritae

  99. Pingback: Sal con un hombre que lea | veritas veritae

  100. Pingback: Camaradas | veritas veritae

  101. Pingback: Relaciones a distancia | veritas veritae

  102. Pingback: Fúndete la vida | veritas veritae

  103. Pingback: Ponerse moreno | veritas veritae

  104. Pingback: Un lunes más | veritas veritae

  105. Pingback: Y ahora ¿qué? | veritas veritae

  106. Pingback: Me voy…pero vuelvo | veritas veritae

  107. Pingback: Mi muso | veritas veritae

  108. Pingback: Tú eliges | veritas veritae

  109. Pingback: Cerrar una etapa | veritas veritae

  110. Pingback: Vuelta a la rutina | veritas veritae

  111. Pingback: El espejo de Oesed | veritas veritae

  112. Pingback: In good company | veritas veritae

  113. Pingback: Si muero mañana | veritas veritae

  114. Pingback: Déjate llevar | veritas veritae

  115. Pingback: BEST BLOG AWARDS 2015 | veritas veritae

  116. Pingback: Zona de inconfort | veritas veritae

  117. Pingback: La vida es sueño | veritas veritae

  118. Pingback: La tentación vive arriba | veritas veritae

  119. Pingback: La vida es un camino | veritas veritae

  120. Pingback: Volver a casa | veritas veritae

  121. Pingback: Desorden productivo | veritas veritae

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s