Mi Peter Pan

Querido Tú, Cada noche al despedirnos sufro tu partida. Contigo soy más yo. Me dejas en mi ventana e irremediablemente abro la boca con la extraña sensación de que me ahogaré sin ti. De niña ansiaba encontrarte, de mayor me … Sigue leyendo

No estamos rotos

Qué empeñado está el mundo en llevarnos al redil, en moldearnos, en querer hacernos a su manera. Tengo algo que decir al respecto… Querido Tú, bueno, Tues. O sea, vosotros. Buf. Simplifiquemos. Queridos todos, No estamos rotos, no nos queráis … Sigue leyendo

Viento del este

Querido Tú, Viento del este… Se avecinan cambios. Y tú, como es lógico, estás muerto de miedo. Te toca mudarte a tu zona de inconfort y no mañana o en 3 meses, sino hoy. Hoy, ahora, ya. Y obviamente no … Sigue leyendo

Me miro bien

Querido Tú, Hace poco te pedí que me miraras bien, que me abrazaras con todo, que me quisieras. Pero que lo hagas tú solo no basta. Me toca. ¿Qué sentido tiene que tú me quieras si yo no me quiero … Sigue leyendo

Lo que me separa de ti

Querida Tú, Amiga, soy consciente de la finísima línea que hay entre nosotras y de lo fácil que es cruzarla por un descuido. Intento cuidarla, hago todo lo que puedo para no romperla pero niña, si sigo pasando a tientas … Sigue leyendo

Ni se te ocurra morirte

Querido Tú, Ni se te ocurra morirte sin haberme amado. Ni se te ocurra morirte sin haberme mirado bien, sin haberme besado bajo la lluvia, sin haber dejado que yo te abrazara a ti con todo. No quiero pensar que … Sigue leyendo

No eres tú, soy yo

Querido Tú, Entras sin llamar a la puerta y arrollas con todo, me partes la gráfica de la vida, rompes mis esquemas y te cargas mis cuatro paredes. No eres tú, soy yo, que me asusto. Acabas de aterrizar y … Sigue leyendo

Mírame bien

Querido Tú, Quiero que me mires bien. Sí, tú. Quiero que me digas con los ojos que no hay nada que se merezca tanta ternura en tu mirada como yo. Sueno exigente. Pero es que si no me protejo yo, … Sigue leyendo

Llegarás a ser feliz

Querida amiga, Tú, que siempre esperas. Tú, que anhelas sentirte amada. Tú, que buscas un corazón que te atraiga para derrochar todo tu amor en él, no sufras, llegará. Llegará el día en el que te sientas así de amada, … Sigue leyendo

El corazón no engaña

Querida Tú, Si estoy aquí hoy es para decirte que tienes un corazón precioso. Un corazón que no engaña. Puedes ignorarlo, cubrirlo, taparlo o esconderlo, pero sabes que eso no va a servir de nada. Porque no solo es precioso … Sigue leyendo

Me provocas

Os deseo que nunca estéis tranquilos. Luigi Giussani ¿Me provocas, vida? Embistes contra mí una y otra vez, consigues que me dé cabezazos contra las paredes. ¿Te diviertes? Siempre pensé que querías acabar conmigo, que tus logros se contaban por … Sigue leyendo

Bendita nostalgia

Querido Tú, ¿Cómo vivir sabiendo que lo único que nos queda es el silencio? ¿Cómo respirar siquiera si hay una losa que me asfixia? ¿Qué maldito sentido tiene este dolor? ¿Acaso sirve de algo la nostalgia? Llevo un tiempo dándole … Sigue leyendo

Personas imán

La única persona que necesitas en tu vida es aquella que te demuestre que te necesita en la suya. Oscar Wilde Existen ciertas personas que nos cambian la vida. Un día leí algo sobre personas-hogar. Es gente que te devuelve … Sigue leyendo

La vida es un camino

La vida se mide por la suela de los zapatos. María Ros

Querida Tú,

Hace ya un tiempo que te marchaste. Recogiste tu vida y te entregaste a un camino que resulta difícil de entender. Escogiste la nada para tenerlo todo. Cuanto más lo pienso más maravilloso me parece.

Hoy llevo tus zapatos. Sigo el camino que empezaste tú, el que me mostraste con tanto entusiasmo. Tal vez tu calzado me guíe ahora que tú faltas, seguro que algo se le pegó del amor con el que me enseñaste.

Y me hice adicta a esa forma de vivir. Durante un tiempo descubrimos juntas la belleza de cada paso y ahora, tú ahí y yo aquí, seguimos andando juntas. Ahora me toca a mí, camino sola pero más acompañada que nunca. Tu sendero lo he hecho mío.

Veritas Veritae - María Ros - La vida es un caminoFoto: María Ros

Tropezaste, caíste, volviste a ponerte en pie. Luchaste y te empeñaste en seguir tu camino aunque muchos no te entendían, aunque muchos siguen sin entenderte. Veías el final y sabías que iba a hacerte feliz. Y te empecinaste en alcanzarlo, aunque para ello has tenido que hacer del desprendimiento tu bandera.

Y lo hiciste con una sonrisa sincera clavada en tu rostro, asegurando a todo corazón dispuesto a escucharte que a lo que aspirabas era mucho más valioso que lo que dejabas atrás.

Quiero imitarte, quiero encontrar ese camino que me alegre el corazón como a ti. Quiero aprender a caer, quiero aprender a levantarme, aprender a llorar, a gestionar el dolor y el sufrimiento como tú lo haces.

Quiero enfrentarme a las penas con el coraje por estandarte y saber que todo, por malo que sea, me hace bien, y que por lo tanto es un medio para ser feliz.

Gracias amiga.

De subconsciente a subconsciente,

Yo

By: María Ros