Gente buena

Querida Tú, Hace días que pensaba en escribirte, pero no sabía muy bien qué contarte. Pienso que no me ocurren cosas dignas de ser relatadas cada lunes puntual. Sin embargo, la otra noche sucedió algo que me muero por contarte. … Sigue leyendo

Lo que me separa de ti

Querida Tú, Amiga, soy consciente de la finísima línea que hay entre nosotras y de lo fácil que es cruzarla por un descuido. Intento cuidarla, hago todo lo que puedo para no romperla pero niña, si sigo pasando a tientas … Sigue leyendo

Criptonita

Y de repente llega otra vez esa tentación, esa trampa en la que caes una y otra vez. Parece que nunca se cansa de venir a por ti, que no cesa en su empeño hasta que… ¿Hasta que qué? ¿Qué … Sigue leyendo

Personas imán

La única persona que necesitas en tu vida es aquella que te demuestre que te necesita en la suya. Oscar Wilde Existen ciertas personas que nos cambian la vida. Un día leí algo sobre personas-hogar. Es gente que te devuelve … Sigue leyendo

In good company

Tienes un amigo, encuentras un amigo verdadero cuando te sucede esto con él, cuando te encuentras ante alguien que te despierta a ti mismo. Esto es un amigo, lo demás no deja huella alguna. Son lo que nos ocurre mientras … Sigue leyendo

La vida es un camino

La vida se mide por la suela de los zapatos. María Ros

Querida Tú,

Hace ya un tiempo que te marchaste. Recogiste tu vida y te entregaste a un camino que resulta difícil de entender. Escogiste la nada para tenerlo todo. Cuanto más lo pienso más maravilloso me parece.

Hoy llevo tus zapatos. Sigo el camino que empezaste tú, el que me mostraste con tanto entusiasmo. Tal vez tu calzado me guíe ahora que tú faltas, seguro que algo se le pegó del amor con el que me enseñaste.

Y me hice adicta a esa forma de vivir. Durante un tiempo descubrimos juntas la belleza de cada paso y ahora, tú ahí y yo aquí, seguimos andando juntas. Ahora me toca a mí, camino sola pero más acompañada que nunca. Tu sendero lo he hecho mío.

Veritas Veritae - María Ros - La vida es un caminoFoto: María Ros

Tropezaste, caíste, volviste a ponerte en pie. Luchaste y te empeñaste en seguir tu camino aunque muchos no te entendían, aunque muchos siguen sin entenderte. Veías el final y sabías que iba a hacerte feliz. Y te empecinaste en alcanzarlo, aunque para ello has tenido que hacer del desprendimiento tu bandera.

Y lo hiciste con una sonrisa sincera clavada en tu rostro, asegurando a todo corazón dispuesto a escucharte que a lo que aspirabas era mucho más valioso que lo que dejabas atrás.

Quiero imitarte, quiero encontrar ese camino que me alegre el corazón como a ti. Quiero aprender a caer, quiero aprender a levantarme, aprender a llorar, a gestionar el dolor y el sufrimiento como tú lo haces.

Quiero enfrentarme a las penas con el coraje por estandarte y saber que todo, por malo que sea, me hace bien, y que por lo tanto es un medio para ser feliz.

Gracias amiga.

De subconsciente a subconsciente,

Yo

By: María Ros

Volver a casa

No es sencillo echar de menos. Alex Ubago El hogar es dónde uno entierra su corazón, dónde están los que lo hacen palpitar y dónde uno puede descansar en paz. El hogar está dónde se encuentra tu familia, la componga … Sigue leyendo

La suerte de tener hermanos

En todas las familias hay un elemento común: los hermanos. Lo cierto es que son algo difícil de soportar. Aparecen en nuestra vida sin preguntar, sin ser elegidos. Pero probablemente no los cambiaríamos por nada del mundo, o no deberíamos, … Sigue leyendo