Dale hilo a la cometa

Querido Tú, Te miro impaciente porque alces la cabeza y me devuelvas la mirada con ternura. Pero sigues con el ceño fruncido. Tienes suerte, ¿lo sabías? Tienes suerte de que no sea exactamente como tú desearías, tienes suerte de que … Sigue leyendo